martes, 11 de marzo de 2008

Como tener un 2008 espiritualmente exitoso


Todos podemos tener victoria espiritual al recuperar todo terreno cedido a Satanás desalojándolo legalmente con tres pasos claves: Arrepentimiento, Resistencia y Renovación.

Como hijos de Dios estamos diseñados a ser felices bajo una circunstancia en particular: la llenura del Espíritu Santo de Dios. Sin embargo hay muchas personas que tienen fortalezas satánicas en sus vidas, que no solo están dañándolas y socavando su vida espiritual, sino que ellos mismos están contaminando la vida de sus familias y de sus iglesias, porque el Diablo ha encontrado un lugar sucio en esa persona. Y ha hecho un campo de batalla, una cabeza de playa, una ciudadela, una fortaleza. Y usa esa fortaleza para guerrear contra Dios y su obra. Como resultado tenemos personas libres viviendo en esclavitud, familias destruidas e iglesias luchando por llevar fruto o permanecer unidas. Porque como dice Stgo. 3:16 "Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa."

Efesios 4:27 es un verso aterrorizante: “Ni den lugar al Diablo” y luego en el verso 30 “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios”. Eso es increíble, eso es impresionante, eso es aterrorizante, debería causar en nosotros tal impresión que nos detengamos a pensar en ello, --que un hijo de Dios, un nacido de nuevo, pueda por un lado, dar un lugar al Diablo en su vida o por el otro, entristecer al Espíritu Santo de Dios. Ninguna de estas dos cosas debería suceder en la mente, el corazón o en la vida de un hijo de Dios.

Si queremos tener un 2008 espiritualmente exitoso, es imprescindible que comprendamos que al no lidiar con el pecado en nuestra vida hemos creado un ambiente, hemos colocado una alfombra de bienvenida, hemos ordenado de tal manera nuestras vidas que hemos permitido ciertas condiciones que harán al Diablo sentirse cómodo cerca de nosotros. Esto lo entendemos cuando consideramos que la batalla espiritual de cada creyente por mantenerse puro y en obediencia a Dios, se libra contra fuerzas del mal que habitan en un mundo paralelo más allá del nuestro. Efesios 6:12. dice “nuestra lucha no es contra sangre y carne sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes

Ahora, Satanás nunca podrá tomar ningún lugar en su vida que usted no le haya cedido. ¿Comprende eso? Satanás no es más grande que Dios, no tiene ninguna autoridad sobre su vida, está fuera de combate hasta que usted o yo le demos lugar. Esa es la razón por la que la Biblia nos dice “Ni deis lugar al Diablo”. Ahora, una vez que le ha dado lugar a Diablo, el va a trabajar en el resto de su vida. Y no se saldrá de ese lugar a menos que lo desalojemos legalmente. Porque hay ciertas cosas en su vida que se han convertido en fortalezas y con ello le ha dado un lugar al Diablo.

Para desalojar al Diablo tenemos que dar 3 pasos:
1) Arrepentimiento. Hay una cosa que Dios no va a aceptar por el pecado y eso es una excusa. Me puede decir que tiene derecho de hacer lo que quiera, pero ni usted ni yo tenemos más derechos que un hombre muerto. La Biblia dice en I Corintios 6:20 “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”. Veamos el verso 22. La palabra quitarse significa sacar, lidiar, abandonar, lo único que se puede hacer con el pecado es arrepentirse. ¿Puede un cristiano pecar?-SÍ- Puede un cristiano pecar y no sufrir -NO- Si usted cree que porque nadie se ha dado cuenta de su conducta pecaminosa podrá llevar una doble vida para siempre esta gravemente equivocado .
No solo arrepentimiento sino también:
2) Resistencia. En Efesisos 4: 27. (Ver también Santiago 4:7) Lo que le ha dado al Diablo lo tiene que recuperar, pero nunca lo va a recuperar a menos que pueda quitarle su autoridad legal y la autoridad legal en su vida es pecado. Toda área en donde hay pecado no confesado en su vida es terreno legal para Satanás. Y hasta que usted y yo limpiemos ese pecado Satanás tiene todo derecho para hacer una fortaleza allí. Así que primero debe haber arrepentimiento, luego resistencia, y por último debe haber:
3) Renovación, Lo cual equivale a desarrollar la mente e imagen de Cristo en nosotros como lo expresan los versos 23 y 24 del capítulo 4 del libro de Efesios, o lo que es igual: Ser llenos del Espíritu Santo y manifestar Su fruto.
Es claro entonces que nunca dejaremos de entristecer al Espíritu Santo en nuestras vidas ni veremos a Satanás huir de nosotros a menos que exista arrepentimiento, resistencia y renovación permanente en nuestras vidas. Ahora ¿cuáles son las cosas de las que nos tenemos que arrepentir? Veamos el verso 25 de Efesios 4, Mentira. Satanás es el padre de la mentira. Si hay alguna área en donde no haya una absoluta verdad allí le estaremos dando lugar a Satanás. Verso 26 Enojo, (Apoc. 12.12-17) ¿Que de santo puede tener enojarse porque se le olvido un mandado a un hijo? El enojo santo es el que tenemos por el pecado. Verso 28, Robo. El chisme es robo. (Juan 10:10) Verso 29, Palabras corrompidas o deshonestas. Cap. 5:4. Verso 30 y 31, Abandonen toda amargura, ira (fuego interno) y enojo (fuego interno que explota en llamas), gritos (Hablar a gritos) y calumnias (decir cosas que no queremos decir ), y toda forma de malicia (deseo de lastimar a alguien). (Apoc. 12:12-17) Diablo = calumniador.

Conclusión
No trate de arrepentirse hasta que honestamente haya encarado su pecado, no trate de resistir hasta que se arrepienta, y no trate de ser lleno hasta que resista, hasta que escoja en contra de Satanás y se rinda al control del Espíritu Santo de Dios.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bienvenido José Jorge al mundo de los Blog!
Sergio Handal

Jose Jorge Rivera dijo...

Gracias por el ánimo Sergio!