martes, 11 de marzo de 2008

Seguridad Total

¿En quién encomienda la seguridad de su casa, de su vehículo, de su dinero, de los estudios de sus hijos, de su vejez, de su salud, de su vida?
¿Quedará alguien en quien confiar?


El conocido refrán que dice que lo único seguro es la muerte quizás refleje la situación en el mundo de hoy y la naturaleza humana, pero no la de Dios (Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho El, y no lo hará?, ¿ha hablado, y no lo cumplirá?” Num.23:19), Dios da certeza acerca de nuestro futuro después de la muerte y ya que ésta es algo seguro, conviene reflexionar un poco más sobre nuestro propio destino.
¿Estaría usted seguro de ir al cielo el día que muera?

No se trata de compras, inversiones, afiliaciones, ni siquiera de un estilo de vida. No me mal interprete, todos podemos ser “buenos” pero ninguno puede ser –perfecto-. La salvación del alma es cuestión de confianza.
La confianza no debe depositarse en seres humanos incapaces de mantener promesas sino en Dios. Estas verdades bíblicas explican la situación:

1) Todos somos imperfectos (Ecl. 7:20 “No hay en la tierra nadie tan justo que haga el bien y nunca peque.”)
2) La paga del pecado es la separación de Dios (Romanos 3:23 “pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios,”)
3) Porque el cielo es un lugar perfecto… el pecado nos impide entrar en el (Salmo 5:4 “Tú no eres un Dios que se complazca en lo malo; a tu lado no tienen cabida los malvados”)
4) Los buenas acciones son insuficientes para llevarnos al cielo (Efesios 2:8-9 “Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte”)
5) Jesucristo murió para pagar por nuestras imperfecciones y nos ofrece su justicia (Romanos 4:25 “Él fue entregado a la muerte por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación”)

En esta tierra hay algo de lo que ¡si puede estar 100% seguro y es de ir al Cielo el día que muera!, Solo necesita creer (confiar) en el pago realizado a su favor por Jesucristo.
"Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”. (Juan 3:16)
Si desea paz y seguridad sobre su estado espiritual y destino eterno y ha comprendido el Plan de Dios para su salvación, le invito a asegurar su eternidad con Dios haciendo una oración sincera como esta:
“Señor Jesús, reconozco que te he fallado y que no merezco entrar en el cielo. Aunque no lo comprendo todo, sé que Tú moriste en mi lugar para perdonar mis pecados y recibirme por gracia en el Cielo. Te pido que perdones en este momento todos mis pecados y me recibas como Tu hijo. Gracias por tu perdón eterno, por la vida eterna. Amén.”

Si usted ha hecho esta oración a Dios, no solo ya ha sido perdonado de todos sus pecados, sino que ahora esta capacitado para vivir la vida cristiana por que ha recibido el Espíritu Santo como garantía de su salvación y fuente de poder, para agradar a Dios con su vida. (Leer Efesios 1:13-14) Ahora tiene Seguridad Total!

4 comentarios:

Carlos Rivera dijo...

Hola, Me gusto mucho su pagina, especialmente como presento el evangelio.

Jose Jorge Rivera dijo...

Gracias Carlos, ojala muchos puedan ver que hay espeanza para rescatar sus vidas aún de los más profundos abismos.
José Jorge

Miguel Muñoz dijo...

eso...! Doy la bienvenida a tu blog!

Dejanos conocer más de Aquel a quien seguís, y por supuesto de cómo es que lo estás siguiendo :-)

Ánimo, dale con ganas!

Jose Jorge Rivera dijo...

Gracias Mike,
Vos me inspiras!